miércoles, 8 de junio de 2011

Día del Raider Scout

Miche Menú lanza el proyecto Raiders Scouts en enero de 1949, aprobado por la Asamblea General de Scouts de France, como solución a la deserción de los muchachos y al estancamiento de las técnicas. Había cierta reticencia de parte de los jefes Scouts a aplicar las nuevas tecnologías desarrolladas durante la Segunda Guerra Mundial, lo que alejaba a nuevos jóvenes y nuevos jefes del movimiento Scout, que eran atraídos por las atracciones de un nuevo mundo mercantilizado por el imperialismo comercial yankee.
Pero no fue tan simple como decir “Bueno, ahora todos los pibes de 14 a 17 años son Raiders y ya”. Cambiar un modo de trabajo de un día para otro, sin consultar a los que realmente están trabajando sábado a sábado, habría sido una locura y una falta de respeto, ya que el mismo Baden-Powell hizo algunas pruebas antes de lanzar el escultismo.

Tapa de la revista Scout
Enero de 1949

MM utilizó la revista “Scout” para comunicar la propuesta: “Para ser Raider hay que saber aplicar las nuevas propuestas técnicas que nos ofrece el mundo actual y poder organizar y encauzar nuestros esfuerzos en proyectos que favorezcan a la mayor cantidad de gente. Esto nos hace más y mejores Scouts, ya que un Scout debe saber todo de todo y ayudar a todos.”. La propuesta era todo un reto para cualquiera, sea grande o chico, ya que le daba una vuelta de tuerca muy interesante a todo lo que se venía haciendo: en vez de carpa, refugio; en vez de cajón de patrulla, el equipo repartido en las mochilas; en vez de rincón de Patrulla, Base Taller para la Tropa. Pero esa aventura excitante no era tan fácil de alcanzar…

Progresión Raider

En principio, para poder ser Investido como Raider Scout, el Scout tenía que poseer Primera Clase  y una Especialidad de protección civil. Luego rendir tres Especialidades más (una debía ser de Vida al Aire Libre, otra de Religión y otra a elección). Cuando hubiera obtenido sus especialidades, debía enviar una carta de postulación al Consejo de la Investidura (presidido por el mismísimo Michel Menú en el Cuartel General de Scouts de France) avalada por su Jefe de Tropa, explicando por qué merecía ser un Raider Scout Investido. En otra carta, el Consejo de la Investidura le respondía invitándolo al Campo Escuela de Chamarande, en París, donde debía rendir tres pruebas en un campamento solitario.

Insignias otorgadas junto a la
Investidura

Fue así que el 8 de junio de 1949, se realiza la ceremonia de la Primera Investidura Raider Scout en París.
La Insignia Raider de ese entonces era de una aleación metálica y en el reverso llevaba grabado el número de Insignia que le otorgaba el Consejo de la Investidura. También se le entregaba al nuevo Raider un certificado emitido por el Cuartel General de Scouts de France donde constaba el número de Insignia Raider y una leyenda que decía “He aquí la Insignia Raider. Recuerda que jamás debe ser llevada por un cobarde, y que te obliga a arriesgar todo por los desamparados, incluso tu vida”



Certificado emitido por el CG de SDF
¡¡¡FELIZ DIA A TODOS LOS RAIDERS DEL MUNDO!!!

SALVAR

miércoles, 12 de enero de 2011

Los Chindits de Wingate

El mundo en conflicto, 1939
Al estallar la Segunda Guerra Mundial, dos grandes bandos se enfrentaban. Las Fuerzas del Eje (llamadas así por el pacto que formaba el Eje Roma-Berlín) estaban integradas principalmente por Alemania e Italia; otros países se les unieron por afinidad política o por temor a represalias como Austria, Hungría, Rumania, Bulgaria y Checoslovaquia. La otra gran fuerza eran los Aliados, formados principalmente por Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética (URSS, hoy Rusia y otros estados). Otros países se alinearon en la fuerza para poder resistir los ataques del Eje, como China, Mongolia, Noruega, los Países Bajos y todas las colonias de Gran Bretaña y Francia en África y Asia.

La SGM no se pelea solamente en Europa. Al otro lado del mundo, en el sudeste asiático existía una división política diferente a la que conocemos: lo que hoy es India, Bangladesh, Sri Lanka, Myanmar y Malasia estaban bajo poder británico; Francia dominaba Vietnam, Laos y Camboya bajo el nombre de Indochina; Siam (Tailandia) era un reino independiente que se encontraba en el medio de las dos colonias europeas; al este de Indochina, en el océano, se encontraban las Islas Filipinas bajo el gobierno estadounidense. Más al norte, el imperio japonés ocupaba mucho más territorio que las islas que hoy conocemos como Japón: también dominaba Korea, Formosa (Taiwan), Manchukuo (Manchuria), la costa NE de la actual China (Beijing, Shanghai) y la gran mayoría de las islas de la Micronesia en el Pacífico.

Etiopía, 1940.
África también fue escenario de conflictos armados entre los bandos. En 1938, Italia invadió Etiopía, que sumado a Eritrea y a Somalia Italiana, estos territorios formaban el llamado Imperio Italiano de África Oriental.
Charles Orde Wingate, británico nacido en India en 1903, se puso al mando de tropas irregulares nativas, armadas solamente con metralletas, que en pocos ataques lograron restaurar el gobierno para el rey etíope Haile Selassie y así proporcionar fácil acceso a las tropas aliadas para hacer inteligencia y derrotar a los italianos. En plena selva, y con unos pocos miles de soldados nativos, logró derrotar a cuarenta mil soldados italianos aplicando tácticas irregulares de combate. Nacía así la “guerra de guerrillas”.

Teatro de Operaciones del Pacífico, 1941
El Imperio Japonés desde antes del inicio de la SGM se estaba dedicando a ampliar su territorio. En 1937 ya habían ocupado Shanghai y Beijing, dos de las ciudades más importantes de China y sus territorios aledaños. En 1940 ocupó muchas de las ciudades costeras chinas, provocando matanzas en la población, pobreza, bloqueo militar y destruyendo su cultura milenaria. Las posiciones francesas en Indochina estaban debilitadas y todo el norte del territorio fue ocupado por los japoneses ese mismo año.
Tailandia se alía al Imperio Japonés en 1941, por lo que la movilización de las tropas niponas fue mucho más eficaz en la zona, dominando fácilmente lo que quedaba de Indochina y venciendo a las tropas británicas en Birmania. Los japoneses avanzaban con rapidez sirviéndose de las líneas ferroviarias y ya estaban en la frontera oriental de la India.
El 7 de diciembre de 1941, la Armada Imperial Japonesa lanza un ataque aéreo sobre Pearl Harbor, una base militar estadounidense en Hawaii. Estados Unidos había establecido un bloqueo petrolífero a Japón, aunque no estuviera en la guerra, claramente favorecía los intereses de los aliados. El ataque sorpresivo dejó al ejército norteamericano en ruinas, tardando casi un año en recuperarse y retomar sus posiciones. Este acto tuvo como consecuencia que Estados Unidos entrara en guerra con Japón, lo que hizo que Hitler se la declarase también a EEUU: para comienzos de 1942, Estados Unidos se sumó a las fuerzas Aliadas. En el mismo año, Japón toma posesión de Filipinas y, por la caída de Holanda en manos de Alemania en Europa, las Indias Orientales Holandesas que era un gran reservorio petrolífero.
Esquema del ataque japonés en Pearl Harbor y algunas imágenes del fatídico día.

Birmania, 1942.
Gran Bretaña ya tenía demasiados problemas en Europa, y ahora se le sumaba otro: haber perdido Birmania y la gran posibilidad de perder India, su más preciado tesoro en Asia.
Los japoneses habían causado estragos en el ejército inglés durante la campaña ofensiva en Birmania: los soldados nipones estaban perfectamente adiestrados en el combate en la jungla (que todo lo cubría en la península de Siam), mientras que los británicos mantenían todavía los viejos lineamientos de combate tradicional en campo abierto, que de nada servían en la selva cerrada.
El General Wavell, jefe del estado mayor en India, manda a llamar a Wingate, última opción en la baraja, ya que se lo prefería tener lejos, dado a su rechazo hacia la ortodoxia del ejército. Pero sus tácticas empleadas en la selva africana servirían de mucho en la selva birmana.
Wingate, luego de evaluar la situación, se puso a trabajar en su teoría de “Long Range Penetration Enterprises” (Empresas de Penetración de Largo Alcance, LRPE) que se basaba en los trabajos que hizo con las guerrillas abissinas en África. Presentado el plan a Wavell y siendo aprobado por el primer ministro británico, Winston Churchill, puso manos a la obra y los pies en el camino.

Los Chindits de Wingate

Charles Orde Wingate

Parte de la 77° Brigada









El hombre que pensaba que el mejor método para evitar la infiltración enemiga es infiltrarse uno mismo, Charles Orde Wingate, fue puesto al mando de la 77° Brigada de Infantería India en marzo de 1942: la mitad de la fuerza estaba constituida por soldados y oficiales británicos del 13° Batallón de Liverpool, hombres de gran experiencia ya que estaban al borde del retiro, y la otra mitad eran soldados birmanos e indios, “bushmen” africanos (bosquimanos) y los legendarios “Gurkas”. La brigada estuvo bajo duro entrenamiento en la región de Jhansi, en la selva india, durante la estación lluviosa en enero.
Chinthé
Insignia de los Chindits
Mecánica, construcciones, acecho, supervivencia, poca comida, mucho ejercicio, caminar, caminar, caminar, eran las tareas diarias de los hombres de Wingate. Fue durante el lapso del entrenamiento que Wingate eligió el nombre de Chindits para su unidad, una deformación de la palabra Chinthé, criatura mística mitad dragón mitad tigre que monta guardia en las puertas de los templos budistas de Birmania.

Chindits cruzando el río Chindwin
El 17 de febrero, cruzan el río Chindwin camino a Birmania. Su objetivo es sabotear la línea de ferrocarril que va de Mandalay a Myitkyina, por donde los japoneses están desplazando casi todos sus suministros para preparar la ofensiva contra la India. Divididos en dos grupos se infiltran detrás de las líneas japonesas. El primer grupo cruza al norte, bajo el mando de Wingate en persona y compuesto de 2.200 hombres. El segundo grupo cruza al sur al mando del coronel Alexander y compuesto por 1.000 hombres. Los dos grupos usan la misma técnica para infiltrarse: se dividen en cinco columnas y avanzan por la jungla a golpe de machete, evitando siempre los centros de población y las vías de comunicación donde puedan ser detectados.
Abriendo una pista de aterrizaje
El razonamiento de Wingate era sencillo: columnas de cuatrocientos hombres son más fáciles de esconder que batallones de dos mil. Por el día marchan y por la noche despejan una zona de maleza de 400 metros de largo y 50 de ancho para recibir el suministro aéreo que les proporciona la Royal Air Force, todo a un ritmo preciso de cuatro horas de marcha o trabajo y una de descanso.
El enlace entre las tropas de tierra y la aviación es muy efectivo: las tropas de tierra comunican la ruta a seguir y la RAF elige el punto de lanzamiento de suministros, todo ello da gran precisión al lanzamiento en paracaídas de suministros y favorece que no se pierdan más que unos pocos.
Preparando la detonación de un puente
ferroviario en Mandalay
El 6 de Marzo, tras mes y medio de una terrible marcha por la jungla, y muchos ataques sorpresa contra instalaciones japonesas, llegan a su objetivo principal: la línea de ferrocarril.
A partir de entonces se dedican a hacer pedazos la vía férrea destruyendo centenares de metros de trazado, volando todos los puentes y trenes que encuentran. La marcha por la jungla ha cumplido su objetivo, ha “curtido” a las tropas, demostrando que la teoría de Wingate “A combatir se aprende combatiendo” es cierta.
Exaltada por la Prensa de todo el mundo, la historia de Wingate y sus hombres suscitó un enorme interés, sobre todo entre los franceses, quienes veían en Wingate al esperado libertador de la Indochina. La leyenda de la invencibilidad japonesa en la jungla sufrió un duro golpe. Desde entonces, el río Chindwin dejó de considerarse una frontera segura por el Alto Estado Mayor nipón de Birmania.
Un Chindit típico
Los Chindits han sufrido de todo en la marcha por la jungla: constantes picaduras de mosquitos, constante humedad que pudre todo, terribles trampas y combates inesperados contra patrullas japonesas que surgen de la nada. Los Chindits han aprendido a ser auténticos “hombres de la jungla”, vestidos con trajes de camuflaje confeccionados con las plantas del lugar, con sombreros de tamojal, largas barbas y armados tan solo con metralletas, granadas y cuchillos, se han convertido en los mejores combatientes de la zona.
Cientos de explosiones sacuden cada día y cada noche la jungla birmana, los convoyes japoneses ardiendo se convierten en algo habitual. Los Chindits realizan cientos de emboscadas contra la línea de suministros japonesa que viaja por tren y por carretera, realizan sus ataques y desaparecen, ocultándose de las patrullas japonesas durante días para volver a aparecer y atacar.
Campamento Chindit
En mayo la 77ª Brigada regresa a la India, de los 3200 hombres que partieron en febrero regresan solo 2182. Todos han recorrido a pie 1800 kilómetros y algunos han recorrido hasta 2500. La operación ha sido un éxito: han desorganizado las comunicaciones japonesas completamente, cortando en más de setenta y cinco tramos la vía férrea. Pero su mayor éxito ha sido la experiencia adquirida y los aeródromos secretos que posibilitarán seguir realizando incursiones. Los Chindits han demostrado a los japoneses que el hombre blanco también sabe pelear en la jungla.
Chindits abordando naves para la
Operación Jueves
La siguiente operación de envergadura de los Chindits se producirá en marzo de 1944, la Operación Jueves: esta vez no tendrán que caminar, serán trasladados tras las líneas enemigas desde aviones, con ayuda de la flota aérea estadounidense. El 11 de marzo se acumulan en un campo de aterrizaje improvisado a partir de un arrozal, cerca de 9000 hombres, 1350 animales de carga y 250 toneladas de suministros, todo ello transportado en una genial operación aérea y sin que los japoneses se dieran cuenta.
Preparando la detonación de
otro puente
Tras fortificar el campo de aterrizaje para asegurarse el suministro, los Chindits parten a “hacer de las suyas”. En abril los Chindits han alcanzado de nuevo sus objetivos previstos: cortar en tres puntos la vía férrea de Mandalay a Myitkyina y amenazar la navegación fluvial en el río Chindwin de los transportes japoneses, cortando de nuevo sus suministros pese a que esta vez el enemigo estaba mejor preparado para defenderse y no ha parado de intentar conquistar el campo de aterrizaje e intentar aniquilar a los Chindits.

Última foto de Charles Orde
Wingate con vida

Los británicos cuentan, gracias a estas unidades especiales en la retaguardia enemiga, una victoria que además de salvar a la India, posibilita reconquistar Birmania. Pero el héroe de esta victoria, Wingate, no verá el éxito, ya que murió en un accidente aéreo el 24 de marzo de 1944, tras una tormenta que desestabilizó el avión que terminó estrellándose contra la ladera de una montaña.
El general Lantaigne le sustituirá, pero no será capaz de reemplazar la gran figura que era Wingate, los Chindits ya no serán lo que eran. Además, estos precursores de la guerra de guerrillas en la jungla quedarán bajo la sombra de un nuevo LRPE, los estadounidenses del general Merrill, los “Merrill’s Stalkers”, que llegan a la zona para emular a los Chindits.
Pero los Stalkers, pese a realizar incursiones detrás las líneas enemigas copiando los métodos y tácticas de los Chindits, nunca tendrán el éxito que tuvo Wingate, los que aprendieron a luchar de la mejor forma: luchando

sábado, 8 de enero de 2011

A 70 años de la muerte física de B-P

Un día como hoy, seguramente soleado y con una brisa  suave que hamacaba las copas de los árboles en Nyeri, Kenia, Moría el fundador y Jefe Mundial de los Scouts, Robert Stephenson Smyth Baden-Powell of Gilwell... BP.

Ciertamente, nunca fui bueno en ocasiones de funerales y muchas veces no sé que decir. Pero nuestro genial fundador supo escribir algo al respecto y nos dejó un mensaje a todos nosotros.

Les dejo el video que armé para la ocasión, y dos videos más en los que Baden-Powell nos habla directamente.

SALVAR!!!

Boa Rebelde


video

video

video

martes, 28 de diciembre de 2010

...combatir sin preocuparme de las dificultades...

LA INSIGNIA RAIDER SCOUT


La Insignia Raider es, básicamente, un salvavidas alado con una Cruz de Jerusalén en su interior. Analizando cada una de sus partes entenderemos porqué es el distintivo de nuestra Rama.

El Salvavidas
En plena tormenta en mar abierto se encuentra el hombre peleando para no hundirse en esas agitadas aguas. Pero es inevitable: sabe que sus fuerzas tienen un límite. Es el momento en que pide ayuda.
El salvavidas representa la salvación de todos los valores humanos, o sea, la salvación del hombre como tal. Es lo que evita que se ahogue en el mar de la vida. Lo pide cuando reconoce sus limitaciones y se lo da para salir a flote. Agrega fuerzas a las propias para sobrevivir en la lucha del día a día. Es la expresión máxima de humildad.
En el mar de la vida, no hay campeón que valga. Cuando alguien está pegando el manotazo de ahogado, la Tropa, la Patrulla, el Escultismo todo dice “vamos a ver si lo podemos sacar a flote” y le tira el salvavidas: amistad, comprensión, consejo, compañerismo. Lo único que necesita hacer el náufrago es aferrarse al salvavidas.
Los colores que lleva son los de nuestra Patria, que se debe portar con el mismo honor que se porta la escarapela. El azul, a su vez, representa el cielo y el espacio infinito, límite a superar constantemente ya que siempre está en eterna expansión. El blanco de su interior es la pureza de los nobles ideales.

Las Alas
El hombre en tierra mira al cielo y busca en él respuestas; en la desesperación busca esperanza; en la fatiga, calma.
Las alas representan el vuelo cada vez más alto hacia los nobles ideales.
Volar debe ser muy emocionante, pero cuanta destreza y esfuerzo se requiere. Llevar las alas implica un dominio total de sí mismo y una liberación de todas las ataduras que mantienen al ser pegado a lo terreno. No puede volar nadie que esté atado al suelo.
Su color dorado refiere al sol, fuente de energía, vitalidad y juventud. Desde hace milenios el hombre tomó al sol como lo supremo, lo que da vida;, lo que ilumina cada paso que da. Este color también representa la elevación, ya que, indudablemente, el sol se encuentra en el cielo.

La Cruz de Jerusalén / El Arco y la Flecha
La Cruz de Jerusalén  es de color rojo, que representa el servicio que brindan los Raiders Scouts a los demás. Para los cristianos, significa también la redención y la salvación del alma. Además, hay una historia detrás de ella…
Constantino el Grande, después de una larga serie de batallas con las que reclamaba su legítimo derecho al trono del Imperio Romano, se encontraba en el puente Milvio, preparando a sus tropas para la batalla del día siguiente. Durante esa noche del año 312 d.C., Constantino tuvo una visión de una brillante cruz bajo la que se podía leer “In hoc signo vinces” (bajo este signo vencerás). Al despertar, ordenó pintar en todas las armas, escudos y banderas esa cruz, y después de conseguir la victoria al día siguiente frente a Majencio, Constantino se convirtió al cristianismo.
El arco y la flecha representan prácticamente lo mismo, sólo que aquí no hablamos de “redención del alma” sino que lo que nos indica es el camino a seguir, el camino hacia los altos ideales reflejados en el cielo: el Raider es la flecha que toma impulso con el arco, que viene a ser el Escultismo.
¿Cuándo se otorga la Insignia Raider y en dónde se lleva?
Se lleva en el triángulo posterior del pañuelo cuando el Scout obtiene su Noviciado y arriba del bolsillo izquierdo a partir de que se Inviste como Raider Scout. Al obtener la Licencia Raider se le debe trasponer un fondo celeste.

¿De dónde salió ésta insignia?


Michel Menú (después veremos quién fue este flaco) cuando estaba desarrollando el proyecto de los Raiders Scouts pensó que una insignia tendría que diferenciar a los Raiders de los Scouts.
Los Chindits de Charles Orde Wingate fueron los comandos paracaidistas que inspiraron a Michel Menú para su proyecto, tomando de ellos su sistema de trabajo: la empresa. Además estaba el tema éste de “apuntar alto” en ideales y valores, usando la alta técnica como herramienta para desprendernos de las cosas materiales de la vida ciudadana. Fue entonces que tomó como base la insignia que generalmente llevan los paracaidistas de todo el mundo, un paracaídas alado.
Si bien ya tenía una linda insignia, los Scouts no somos milicos y por ese entonces la gente no quería tampoco saber nada de ellos (habían salido de una terrible guerra), así que debía darle una forma más “Scout”.
La tarea que él tenía en sus manos como Comisionado Nacional Scout era solucionar el problema de deserción de jóvenes de los Grupos y las Tropas Scouts en todo Francia: en otras palabras, “SALVAR” al Escultismo y a los adolescentes que perdían el rumbo y se metían en cualquiera al no tener trabajo ni actividades constructivas a causa de la devastación de la guerra y las políticas progresistas. Aquí es donde aparece el salvavidas, referente de nuestro lema y nuestras ganas de ayudar a los demás.
Bien, hasta acá tenemos la técnica, representada por las alas, el lema, representado por el salvavidas, pero faltaba el espíritu y un espacio vacío que llenar en el diseño.
La Cruz de Jerusalén llena ese vacío y el alma del Raider, con el color rojo de la sangre que simboliza la vitalidad y el fuego del servicio a los demás. Fue el símbolo que llevaban los caballeros andantes como emblema en sus escudos. Consideremos también que por ese entonces los Scouts de Francia eran en su mayoría católicos.
De esa suma accidentada de símbolos surge la Insignia Raider Scout.


INSIGNIAS RAIDER DE ACA Y ALLA
Insignia Raider original de Scouts de France, Francia

Insignia Raider de Éclaireurs de France, Francia

Insignia Raider de Éclaireurs Neutres de France, Francia

Insignia Raider de Federation Françoise de Éclaireurs, Francia

Insignia Raider de Guides et Scouts d’Europe, Europa

Insignia Raider que se usaba en la antigua USCA (Unión de Scouts Católicos Argentinos)
Actualmente se usa en algunas ADiSCA (Asociación Diocesana de Scouts Católicos Argentinos)

Insignia Raider de EsCaDi (Escultismo Católico Diocesano)

Insignia Raider de SGS (Scouts y Guías de Salta)

UN LOCO DE LA GUERRA...

MICHEL MENU
El iniciador de los Raiders Scouts

Juventud Scout, estudios en París
y héroe anónimo en la guerra.

Michel menú nació el 16 de febrero de 1916 en Secondigny, Deux-Sèvres, Francia.
Entra a los Scouts de France (SDF) en el 1° de Châtellerault y toma su promesa en 1930 a la edad de 15 años. Dotado de un espíritu misionero inigualable, crea algunos años después una patrulla libre en Thouars (Deux-Sèvres) que será una Tropa SDF de reconocimiento público en 1947: aquí ya encuentra el espíritu de las Patrullas Libres. En estos primeros años como Scout, es elegido por el Padre Doncœur para formar parte de los “Hijos Menores” que proponen una espiritualidad de acción y reflexión para los jóvenes adultos.
Más tarde, haciendo valer sus dotes como gran orador, obtiene en París un doctorado de Estado en Letras tras presentar una tesis de Ciencias Políticas. Atraído por el ejército, se alista en la Escuela de Artillería de Poitiers donde crea un Clan Rover.
En 1939 estalla la Segunda Guerra Mundial y a principios del año siguiente, Michel participa en la campaña de Bélgica, cayendo preso de los alemanes el 1 de Junio.  Con sus 24 años, intenta una arriesgada y fantástica proeza: escapar de los nazis. Al tercer intento logró su cometido y para el 31 de diciembre de 1941 se encontraba en su amada Francia.
Para ese entonces, Francia estaba tomada en gran parte por los alemanes y su ejército había sido diezmado. La Resistance era una organización civil paramilitar de resistencia contra los invasores. Michel se une a ellos como jefe a cargo del Servicio de Rescates. Con éste cargo, crea patrullas de jóvenes a quienes entrena en técnicas de salvamento, acecho, mecánica y construcciones con los que posteriormente reparará puentes y caminos para facilitar el transporte de refugiados rescatados. En febrero de 1944, recibe el cargo de Capitán.
En la Liberación, es llamado por el rearmado ejército francés para realizar actividades de mando y participó con sus alumnos en la campaña de Alsacia en noviembre y diciembre de 1944.
Terminada la guerra, obtiene su licencia y es dado de baja del ejército el 2 de abril de 1946.

Comisionado Nacional Scout

El P. Doncœur y el P. Forestier le proponen a Michel Menú ser Comisionado Nacional Scout (CNE), pero antes de asumir cualquier compromiso, Michel decide realizar un diagnóstico de todas las Tropas de SDF a lo largo y ancho del país, mientras participa en conferencias de adiestramiento para dirigentes donde se hace oir y difunde sus ideas.
A principios de 1947 asume como CNE y encuentra que había una gran deserción por parte de los jóvenes de 14 a 17 años a causa de las viejas costumbres y tradiciones Scouts que convertían al método en un museo de antigüedades, la explosión del neoliberalismo y sus políticas invasoras comerciales yanquis, y la creciente satisfacción por parte de los jóvenes al consumir productos de los medios de comunicación. Ante este problema, Michel Menú decía “Hace falta, como BP nos lo señaló, ocuparse de la sección "adolescente" y recobrar el proyecto original del fundador para los chicos de 14 a 16 años…”

La propuesta “Raider”

La propuesta de Michel Menú era básicamente adaptar los intereses de los jóvenes de la época a los lineamientos base del escultismo de BP. Desarrollando la alta técnica, un "sistema de entrenamiento colectivo en correspondencia con los gustos de hoy, recreando una corriente de entusiasmo para las actividades". La misma palabra "Raiders" es lanzada. El vocabulario utilizado les habla a los jóvenes: woodcraft, misionero, deportista, conductor-mecánico, servicio voluntario, reclutamiento, insignias particulares, uniforme especial…
En 1949, los "Raiders" definitivamente son lanzados y se hacen "las locomotoras" de un escultismo regenerado pero fiel, aunque renovado, al espíritu de Baden-Powell. Sobre todo, retenían y asimilaban las doctrinas religiosas y morales del Padre Doncœur y Forestier, en un estilo muy dinámico, moderno y espiritual.
Acabando su formación, Michel Menu hace en 1950, un período de prácticas en Gilwell y recibe el diploma de Deputy Camp Chief.

Los días gloriosos de los Raiders

Gracias a los "Raiders", la rama Scout alcanza un nivel técnico y moral jamás visto, estimulados por un jefe carismático que tiene el don de las fórmulas y de los ejemplos sorprendentes: "un fósforo que arde sólo en medio de la muchedumbre no es más que una llama pequeña, pero diez mil fósforos prendidos en un estadio colmado crean una luz enceguecedora".
En 1951, apoyándose en los "Raiders", Michel Menu y su equipo también lanzan la creación de las Patrullas Libres. “Pedimos a los Raiders crear patrullas en zonas rurales, suburbios aislados, allí dónde la existencia de una Tropa parece imposible”. Fue un verdadero éxito (desconocido sin embargo), pues era la forma de "escultismo misionero" más acabada de toda la historia del escultismo francés. Los resultados (particularmente cuantitativos) sobrepasaron por lejos a los campamentos "Viento en popa" de SDF o "Unidades Sol" de Guías De Francia (GDF) durante los años 1990 u otro experimento FSE de este tipo.
Por supuesto, las críticas se hicieron oír: algunos quieren asimilarlos a unidades paramilitares que exaltan el espíritu "comando".
En los campamentos Raiders que permiten la ocasión de mostrar el espíritu, la postura y los resultados del método, hay que citar: Combrit (julio de 1951), Landévennec, Chaumeçon, "la Chispa" en 1953, el campamento Patrullas Libres en 1954 y sobre todo el rally Raiders del Banne d’Ordanche (1956) donde más de 800 patrullas de Raiders Scouts deciden en el entusiasmo participar en la “Operación Sol Naciente", para fundar tropas en las ciudades nuevas.

El fin de un sueño

En 1957, en el medio de profundos cambios a nivel mundial y nacional, los SDF también veían necesario el cambio. El fin de la etapa imperialista francesa y el avance del socialismo en Asia, causaba pánico entre la población del nuevo “occidente capitalista” y por supuesto en el clero francés, que era el encargado del escultismo en su país.
El choque de ideas políticas y el rechazo por parte del Consejo Nacional hacia el proyecto Raider, desembocó en peleas, frustraciones y renuncias. Michel Menú también renunció, pero por otras razones: tenía una familia, cinco hijos y serios problemas económicos, ya que desde 1947 se dedicó plenamente a sus funciones como CNE sin ver un centavo, obviamente, por su trabajo.
Rápidamente recuperó su economía haciendo uso de sus habilidades como ingeniero, pero en el nuevo Consejo Nacional de SDF ya los cambios se hacían sentir: en 1960 los Raiders pasaron a llamarse Rangers. Pero no fue sólo el nombre lo que cambió, sino tambie toda su forma de trabajo. Se temía que el sistema Raider que tan bien funcionaba sembrara en los jóvenes ideas socialistas o de índole combativa.
Menú siguió participando en la vida Scout, pero desde un lugar aislado: escribiendo artículos para revistas y libros para Scouters. En 1961 Géraud Keraod y otros de los disidentes de SDF creaban oficialmente Guías y Scouts de Europa (GSE), una asociación que se dedicó a mantener los valores tradicionales del Escultismo, así como hacer resurgir a los Raiders, hasta el día de hoy.

El comienzo de otro…

Muy decepcionado, incomprendido contrariado y rechazado por las autoridades oficiales, Menú abandonaba toda esperanza de rehacer la unidad scout francesa y comprobaba que la penetración de las ideas progresistas políticamente coloreadas en el escultismo habían acabado en una desintegración de su espíritu esencial. Ciertamente impregnado de una espiritualidad activa, buscó otro modo de servir a la juventud que no comprometa a los SDF, sino que sea también un modo nuevo de hacer reflexionar. Creó en 1969 para los jóvenes de 20/25 años un modo más actual de resurgimiento tanto físico como espiritual, que llamó El Goums (en referencia al goumiers, estos nómadas que vivían libres y autónomos a los confines de su desierto y que se incorporaban y resucitaban bajo los golpes de la adversidad. Eran también los auxiliares del Ejército francés al tiempo del protectorado marroquí).
Todavía hoy, sin inspirarse verdaderamente en el escultismo, pero en una mentalidad que no renegaría el método, los goums se van libremente unos ocho días al año. Efectúan un raid en algún paraje aislado, incluso al mismo desierto del Sahara, para vivir en equipo, marchar para alcanzar una meta fijada de antemano, dormir bajo las estrellas y "cuando el cuerpo recobra sus ritmos, el espíritu se siente libre en las alturas".
Por el goum y el atractivo que les encontraron 15000 participantes en 800 raids (entre 1969 y 1996), Michel Menu encontró, viviendo y en marcha con ellos (efectúa su último raid de 150 km en 2003 a los 87 años), una juventud con espíritu joven y enamorada todavía del adelanto, y con ganas de "irse al desierto" lejos del mundo.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

UNIENDO LAZOS

 El 20 y 21 de noviembre se realizó el encuentro Raider Scout de la BPSA. Casi un año pasó desde aquel intento frustrado por la lluvia inclemente en el 2009, pero, al fin, lo hicimos.
En él participaron las Tropas y Comunidades Raider Scout de los GS San Judas Tadeo y Alas Argentinas.
Luego del izado y la apertura oficial del evento, los chicos y chicas tuvieron que dejar de lado el nombre y grito de su patrulla para crear una nueva, y obviamente, dejarlo asentado en actas.
El calor era casi insoportable, por lo que hacer un juego con agua era necesario. Compitieron Tropa contra Comunidad en "El Juego del Boa": ubicados los equipos en filas paralelas detrás de una línea tenían que llenar unas jarras al otro lado del patio utilizando vasos que se equilibraban en las palmas abiertas de los competidores; el asunto es que cuando sonaba un silbatazo, los competidores debían deshacerse del agua que llevaban, oportunidad óptima para mojar al contrincante. La primer vuelta la ganó la Comu, la segunda fue una clara victoria de la Tropa, y la tercera, bueno, fue un empate empapado: los vasos hacían cosquillas comparados con los baldazos que volaban por los aires. Reporte de bajas: dos dirigentes...
Aprovechando el sol de la tarde, cada patrulla se presentó ante las demás con su nombre, su lema y también haciendo una danza o una canción. Aparecieron dioses, patos y otros chamullos que justificaban la mística de cada tribu. Un papelón...
Luego la merienda, un momento de relajación y hermandad, en el que las almas se alimentaron... y también un perro lo hizo de sobras y galletitas.
Luego del arrío, cada patrulla tuvo dos horas para pensar, armar y preparar un proyecto de empresa. La consigna era que la empresa, para el año 2011, incluyera a todos los Raiders de los Grupos de Capital y GBA. Así nacía la primer Gran Empresa de la BPSA.
Al finalizar las presentaciones de todas las patrullas, sobrevino el momento de la votación, en el que todos nos sacamos nuestro pañuelo y los depositamos sobre los proyectos. Esto simbolizaba que en ese momento dejábamos de lado el interés de nuestra patrulla o grupo y votábamos en favor del mejor proyecto para todos.
Ya eran como las diez de la noche y Raiders y Dirigentes estábamos famélicos. Qué mejor que unas buenas hamburguesas, papitas, chizitos, gaseosas y música para levantar el ánimo antes de ir a dormir. Fue un gran momento, aunque parecía que los Raiders tenían pies d eplomo, porque mucho no bailaron...
Algunos y algunas en el momento de dormir parecían tener muchas pilas todavía y molestaban a los que querían descansar, así que ¡Siga el baile, siga el baile para ellos! Después, durmieron como angelitos...
Domingo, 8:00 de la mañana en punto, el Boa se levantó de mal humor y a los silbatazos limpios, lo que despertó al resto de los mortales. Cinco minutos para lavarse la cara y los dientes. Tres silbatazos se escucharon desde afuera, algunos ya sabían, otros se preguntaban que pasará. Es simple, es claro, ¡ejercicios! Hay que activar el cuerpo, oxigenar la sangre, aprovechar el metabolismo que nos brinda el exceso de hormonas de la edad adolescente.
Desayuno, izado y Consejo de la Empresa. Por más que claramente un proyecto fue el ganador, entre todos lograron unir todos los proyectos en uno solo.
Almuerzo, fideos con tuco, limpieza del lugar entre todos, arrío y taza taza, cada uno para su casa. 24 horas de hermandad Scout, 24 horas que se necesitaban compartir con los demás, uniendo lazos.
PD: Próximamente fotos, cuando el server no esté tan congestionado... SALVAR

FOTOS DEL ENCUENTRO